Los seis viajeros de 'Por el mundo a los 80' conocerán Ciudad de México como auténticos turistas y pasarán una velada muy animada en una de las cantinas más famosas de México. Tras una noche de tequilas y mariachis, podrán deleitarse con un gran banquete de productos mexicanos a bordo de una trajinera mientras pasean por el río.

Los mexicanos tienen una visión muy particular de la muerte, muy distinto a lo que están acostumbrados nuestros protagonistas, en este país es algo que veneran e incluso festejan. Por ello, en uno de sus mayores mercados, el de Sonora, se encontrarán con cientos de calaveras, artículos de santería y rituales para recordar a los difuntos, además, les ofrecerán una limpieza espiritual.

También es imprescindible en México asistir a uno de sus espectáculos de lucha libre, puros shows de acrobacias con el calor de un público entregado y unos hombres enmascarados sobre el ring que son auténticas estrellas en el país.

En esta etapa, al igual que en las anteriores, uno de los intrépidos aventureros recupera el tiempo perdido y cumple su ansiado sueño. Francisco siempre ha querido ser actor y, en este escenario tan especial, podrá cumplir su sueño, algo que le parecía ya imposible. Tiene la oportunidad de interpretar un pequeño papel en un capítulo de una telenovela mexicana y, además, podrán visitar los estudios del Canal Imagen, uno de los más importantes de México donde no sólo se generan muchos sueños, sino que se hacen realidad.