Pablo Díaz, concursante de 'Pasapalabra'

Publicidad

Antena 3 » Programas » Pasapalabra » Noticias

¡Felicidades!

Pablo cumple 24 años peleando por todos los récords de 'Pasapalabra'

El concursante ha celebrado su cumpleaños con un deseo: ganar el bote de ‘Pasapalabra’.

24 años cosechando éxitos: Pablo, un concursante ejemplar en ‘Pasapalabra’.

El tinerfeño está de cumpleaños y en el programa del viernes, 5 de febrero, lo celebró con todo el equipo y unos maravillosos invitados: Itziar Miranda, Manu Baqueiro, Jose Toledo y Jorge Brazález.

“Es el día más especial para llevarse el bote”

El participante recibió una rica tarta y sopló las velas mientras desvelaba su deseo.

El vigente campeón del programa presentado por Roberto Leal continúa en la lucha por superar todos los récords de ‘Pasapalabra’ y alzarse con el bote, que ya asciende a 1.210.000 euros.

Las cifras de Pablo

Pablo ha jugado este viernes su programa 157 desde que empezó su andadura un 26 de junio de 2020 con un acumulado de 123.000 euros.

A lo largo de su participación, sus cifras hablan por sí solas:

  • Victorias: 83
  • Empates: 39
  • Perdidos: 34
  • Número de veces que ha rozado el bote, es decir, que ha llegado a 24 aciertos: 8 veces. La última vez fue en el programa 181 que se emitió el 21 de enero de 2021. Precisamente en ese programa cumplía 150 programas de permanencia jugando contra César Velcher.

El concursante cada vez está más cómodo junto a Roberto Leal y los invitados, y hemos podido ver cómo se anima a bromear, incluso habiendo fallado en ‘El Rosco’.

Los rivales más fuertes de Pablo

  • Nacho Mangut: Jugaron 49 programas de infarto. Pablo consiguió 25 victorias, 13 empates y perdió en 11 programas. (enlazar a teorema Mangut)
  • Luis de Lama: El duelo más mediático duró 84 programas. Los datos de Pablo son a su favor: 38 victorias, 26 empates y 20 programas perdidos. (enlazar a augurio eliminación Luis)
  • Pablo se ha enfrentado a otros concursantes que no se lo pusieron nada fácil. Como fue el caso de Eva Quijano, contrincante que consiguió ganarle en el programa 85, emitido el 10 de septiembre.

¿Quién es Pablo Díaz?

Pablo Díaz nació en Santa Cruz de Tenerife, como su padre. Su madre, en cambio, es de Santander, pero residía por entonces en la isla canaria.

Sus padres, aun viviendo en la misma isla, no se conocen allí, sino en Nueva York, desarrollando posteriormente su relación en la isla. ¡Qué curiosidad!

Al año de nacer Pablo, que es hijo único, sus padres se trasladaron a Madrid donde residen desde entonces.

Sus padres son pianistas:

  • Su padre es un talentoso concertista y desde muy pequeño ya componía.
  • Su madre, también pianista, es profesora de piano para niños y músico terapeuta.

Su afición por la música

Criado en este ambiente Pablo no podía ser menos, y se decantó también por la música. Comienza con 5 años a tocar el violín y con 6, el piano.

Durante 7 años tocó ambos instrumentos, pero desde los 12 años se dedica solo al violín.

¿Recuerdas cuando Nacho y Pablo interpretaron el ‘Canon de Pachelbel’ en el plató de ‘Pasapalabra’?

Tiene oído absoluto, significa que con cualquier nota que le toquen, sabe automáticamente cuál es y quiere seguir los pasos de su padre. Aparte de tocar, ya está componiendo y le gustaría profundizar en ello.

Desde hace 4 años imparte estudios en la prestigiosa Escuela Superior de Música Reina Sofía con dos maestros violinistas.

El ciclo superior de violín no se puede empezar hasta que tienes 18, pero a él le admiten ya con 16 empezando a impartir las asignaturas sin que le contabilicen.

A día de hoy ya ha finalizado sus estudios, pero continúa preparándose con un máster en la ciudad de Ámsterdam. En la actualidad, lo imparte a distancia para poder grabar en ‘Pasapalabra’.

En la capital holandesa también está Marta, su novia, de la que se acuerda con frecuencia en el programa y a la que siempre le agradece todo el apoyo.

¿Qué haría Pablo con el bote?

Con el bote, Pablo quiere ayudar a sus padres, comprarse una casa, seguir estudiando porque le apasiona el aprendizaje y darse un buen viaje cuando se pueda.