Mejores momentos | Programa 2

¿Aparece un móvil en ‘Las Meninas’? La inesperada apuesta de Mario y Ana en ‘Atrapa un millón’

¿Dónde hay un teléfono móvil? En el cuadro de Velázquez, en el logo de Twitter, en la fachada de una catedral… ¡Mario y Ana deciden donde apostar el millón!

Publicidad

Ana y Mario son madre e hijo y vienen dispuestos a apostarlo todo por llevarse el millón. Todas sus estrategias cambian cuando Manel Fuentes les propone una pregunta que les hace dudar: ¿Dónde podemos ver un teléfono móvil?

La respuesta está entre: el logo de Twitter, la fachada de la catedral de Calahorra, ‘Las Meninas’ o el escudo del Rayo Vallecano. Aparentemente es una pregunta sencilla de responder pero a madre e hijo les ha hecho dudar.

Han apostado casi todo a la fachada de la catedral, dejando 50.000 euros en el logo de Twitter… y lo más llamativo: ¿Hay un móvil en la pintura de ‘Las Meninas’? A juicio de los concursantes, sí: sorprendentemente han dejado dos de los fajos.

No obstante, Ana confesaba que su apuesta era la catedral porque se ha acordado de la de Salamanca, que cuenta con una rana en su fachada. “Lo han podido añadir posteriormente”, decía. No te pierdas el vídeo para saber cuál es la respuesta correcta. ¿Qué hubieras apostado tú?

Antena 3 » Programas » Atrapa un millón » Mejores momentos

Publicidad

Tirón de orejas de Orestes a Rafa por impacientarse con el bote: “No se puede poner así”

Tirón de orejas de Orestes a Rafa por impacientarse con el bote: “No se puede poner así”

El concursante sevillano ha confesado tener una “sensación agridulce” tras el último empate, aunque fuera a 23 aciertos y con mucho mérito.

La relación de Amelia Bono y Manuel Martos, intacta después de 17 años: "Creemos que el amor puede con todo"

La relación de Amelia Bono y Manuel Martos, intacta tras 17 años: "Creemos que el amor puede con todo"

La pareja comenzó su relación hace 17 años y, aunque, como todas, ha tenido sus baches, han logrado superarlos y construir una maravillosa vida juntos. Rodeados de sus cuatro hijos, están completamente sumergidos en una locura aunque son conscientes de la suerte que tienen.