Pocos acabados, lágrimas y una sauna salvaje, los desastres del trabajo del equipo azul