José Arroyo e Iratxe Martín fueron los dignos rivales de los gemelos en el duelo final de ‘Masters de la Reforma’. Han demostrado tener un gran talento para la decoración, además de ser trabajadores, competitivos y eficientes. “José e Iratxe entraron en ‘Masters de la Reforma’ seguros de que sus conocimientos de decoración y su nivel de exigencia les ayudarían a llegar a la final. Siendo las emociones el rasgo principal de la pareja”, recordó Manel Fuentes antes de que se pusieran manos a la obra.

En el duelo final diseñaron un apartamento con mobiliario industrial, un estilo que les ha definido y acompañado durante todo el concurso. Lo único es que, una vez más, les pudieron las emociones. Iratxe y José nos hacen un 'tour' por el apartamento que han preparado para la final de 'Masters de la reforma':

“Es un apartamento muy José e Iratxe. Define perfectamente vuestras cualidades y denota que tenéis gran decisión a la hora de manejar vuestra estética. Estamos muy orgullosos. Sabemos que tenéis esa capacidad increíble para sorprender, sois muy efectistas en la decoración y es vuestro punto más álgido. Hemos visto que hoy, técnicamente, habéis hecho cosas que no estamos acostumbrados a ver: habéis alicatado y puesto un tabique de pladur. Sin embargo, también hemos visto algunos fallos que nos han sorprendido. En la distribución, por ejemplo, la ducha es muy estrecha. A nosotros nos apetece vivir en un piso que sea bonito, pero también funcional, porque necesitamos armarios para la ropa o muebles de cocina para guardar el menaje y la comida. Aquí no vemos ninguna opción de almacenaje”, dictaminaron los jueces.

Sin embargo, algunos bloqueos, contratiempos y fallos en la distribución del espacio condenaron a José y a Iratxe. “Al igual que nos ha pasado en todas estas semanas, hemos vuelto a vivir esa montaña rusa de emociones totalmente improvisadas e impredecibles. Cuando parece que está todo el trabajo descarrilado, llega ese golpe de efecto y pasamos del infierno al cielo”, recordaron los jueces. En definitiva, no consiguieron trabajar al mismo ritmo y con la concentración que hicieron sus rivales, convirtiéndose en finalistas de ‘Masters de la Reforma’.