Han luchado mucho para conseguir el reconocimiento que hoy tienen y ahora no salen de los garitos y restaurantes más top de Madrid; tanto es así, que les llueven las ofertas de trabajo y les gustaría ser más selectivos a la hora de aceptarlas. Con más de 60 años cada uno a sus espaldas, terminan cada día su jornada laboral de madrugada.