Ya retirado de los escenarios, se dedica a enseñar e impartir master. Casado en segundas nupcias con una mujer 20 años más joven que él, y padre de cuatro hijos, viene a reivindicar que la voz de un tenor puede seguir siendo potente aunque tenga 70 años.