Ingredientes (6p.):

250 g de vainas (judías verdes)

2 cebolletas

2 zanahorias

200 g de brócoli

170 g de coliflor

1 carcasa de pollo

1 puerro

3 dientes de ajo

1 tomate

150 g de coditos de pasta

aceite de oliva virgen extra

sal

albahaca

perejil

Elaboración:

Limpia el puerro, córtalo en 3 trozos y ponlo en una cazuela con abundante agua. Agrega también la carcasa de pollo, la parte verde de las cebolletas y unas ramas de perejil. Golpea los ajos (para que se abra la piel) y añádelos. Sazona y cuece todo durante 20 minutos.

Corta las cebolletas en daditos y ponlos a rehogar en otra cazuela grande con un par de cucharadas de aceite. Rehógalas hasta que se doren. Lava las judías verdes, retírales las puntas y córtalas en rombos. Pela las zanahorias córtalas en 4 trozos a lo largo y después en lochas (quedarán cortadas en cuartos de luna). Separa el brócoli y la coliflor en ramilletes muy pequeños. Agrega todo y rehoga durante unos 8-10 minutos.

Vierte el caldo, pon a punto de sal y cocina la sopa a fuego lento durante 40 minutos. Incorpora los coditos y cuécelos durante 6-8 minutos.

Pela, corta el tomate en daditos y agrégalos. Pica la albahaca finamente y añádela a la sopa. Mezcla bien y sirve.

Consejo:

El frescor que aporta el tomate y la albahaca es inigualable. Haced y la prueba y me contáis.