Ingredientes (8-10 p.):

200 g de harina de trigo

100 g de cacahuetes molidos

200 g de azúcar

4 huevos

60 ml de aceite de oliva virgen extra

16 g de levadura

ralladura lima

1 mango

12 fresas

Para el almíbar:

150 g azúcar

250 ml agua

125 ml ron

Elaboración:

Para hacer el almíbar: mezcla en un cazo el azúcar con el ron y el agua y ponlo a hervir hasta que se disuelva el azúcar. Pásalo a un recipiente amplio y resérvalo.

Casca los huevos y ponlos en un bol. Agrega el azúcar y bátelos bien con la batidora eléctrica de varillas. Añade 50 ml de aceite (reserva el resto para untar el molde) y sigue batiendo.

Incorpora la ralladura de lima, los cacahuetes molidos, la levadura y la harina. Mezcla con movimientos envolventes.

Forra el molde con papel de hornear, úntalo con un poco de aceite y vierte la masa. Hornea el bizcocho a 180ºC durante 25-30 minutos.

Retira el bizcocho, deja que se enfríe y desmóldalo. Córtalo en 8-10 rebanadas, úntalas en el almíbar y corta cada una por la mitad a lo largo.

Pela y pica el mango en daditos. Lava y pica las fresas de la misma manera. Mezcla las frutas en un bol.

Para servir, coloca en cada plato las 2 mitades (de rebanada de bizcocho) en un plato dejando un espacio libre entre ellas. Coloca en el espacio libre unas frutas y decora con unas hojas de menta.

Consejo:

El bizcocho aguanta perfectamente la congelación, así que si os sobra solo tenéis que envolverlo muy bien con film de cocina e introducirlo en el congelador.