Ingredientes (4p.):

3-4 plátanos

1 limón

4 hojas de gelatina

1 vaina de vainilla

100 ml de agua

chocolate de cobertura

hojas de menta

Elaboración:

Pon la gelatina en un bol, cúbrela con agua fría y deja que se hidrate.

Coloca el chocolate en un bol e introdúcelo en el microondas. Dale marcha y páralo cada 30 segundos. Remueve el chocolate y repite el proceso hasta que se funda. Haz un cucurucho de papel de horno e introduce el chocolate. Córtale la punta y resérvalo.

Coloca el zumo de limón y las semillas de la vaina de vainilla en un cazo. Pela y trocea los plátanos y añádelos. Cocínalos a fuego suave (5 minutos aproximadamente) hasta que se ablanden.

Pasa todo al vaso de la picadora eléctrica, añade la gelatina remojada y tritura un poco. Agrega 100 ml de agua y termina de triturar.

Reparte la mezcla en 4 moldes y deja que se enfríen en el frigorífico por lo menos durante 1 hora.

Para desmoldar, calienta un poco de agua en una sartén. Introduce la parte inferior de los moldes y caliéntalos un poco. Desmolda uno en cada plato y decóralos con el chocolate y unas hojas de menta.

Consejo:

Al principio el cremoso de plátano tiene un color más amarillo, pero a medida que transcurre el tiempo va oscureciendo. No os preocupéis, simplemente se oxida un poco, aunque no afecta al sabor.