Ingredientes (8p.):

1 lámina de hojaldre

4 plátanos

25 g de azúcar

25 g de almendra laminada (cruda)

1 huevo

canela en polvo

harina (para estirar)

25 g de mantequilla

azúcar glas

Menta

Para la salsa de chocolate:

200 ml de nata

100g de chocolate negro

Elaboración:

Calienta una sartén con un poco de mantequilla, pela los plátanos y agrégalos. Cocínalos un poco a fuego vivo para que se caramelicen un poco. Añade el azúcar, dóralos durante 1 minuto. Retira y deja que se enfríen. Espolvoréalos con un poco de canela y córtalos por la mitad.

Espolvorea una superficie plana (encimera) con un poco de harina y extiende encima la lámina de hojaldre. Espolvoréala con un poco más de harina y estírala con un rodillo. Córtala en 8 trozos.

Bate el huevo y píntalos por un lado con un poco de huevo batido. Coloca un trozo de plátano encima de cada uno y enróllalos con el hojaldre.

Cubre una bandeja de horno con un trozo de papel de hornear. Colócalos encima dejando la parte de la junta hacia abajo (en contacto con la bandeja). Píntalos con huevo batido y espolvoréalos con la almendra laminada. Hornéalos (con el horno precalentado) a 200º C durante 15 minutos.

Para hacer la salsa, pon a calentar la nata y el chocolate en una cazuelita. Calienta los ingredientes hasta que se funda el chocolate. Remueve hasta que quede una salsa homogénea.

Sirve un poco de salsa de chocolate en cada plato y coloca un canutillo encima de cada uno. Espolvoréalos con azúcar glas y adorna con unas hojas de menta.

Consejo:

Para que las almendras no se quemen en el horno es importante que estén crudas.