Ingredientes (6p):

60 g de mantequilla

170 g de chocolate 70%

4 yemas

5 claras

50 g de azúcar

100 ml de nata montada (en manga pastelera)

10 fresas

azúcar glas

hojas de menta

Elaboración:

Lava las fresas, retírales el tallo verde y córtalas en rodajas gruesas (1 ½ cm). Resérvalas.

Coloca las yemas en un bol.

Con ayuda de una batidora de varillas eléctrica monta las claras con el azúcar. Resérvalas.

Coloca el chocolate y la mantequilla en un bol grande. Introduce el bol en el microondas y dale calor durante 1 minuto. Abre el microondas, remueve y dale marcha durante un minuto más. Repite el proceso hasta que se fundan. Remueve hasta que los ingredientes queden perfectamente integrados. Añade un poco de esta mezcla al bol de las yemas, rómpelas y mezcla bien. Pasa esta mezcla al bol del chocolate con la mantequilla fundida y remueve nuevamente hasta que quede una mezcla homogénea.

A continuación pasa 1/3 de las claras montadas al bol del chocolate con mantequilla y yemas, y mezcla bien. Vierte esta mezcla al bol de las claras y remueve hasta que los ingredientes queden perfectamente integrados.

Vierte la masa a una bandeja de horno cubierta con papel de horno y extiéndela hasta conseguir una capa fina. Hornéala a 180º C durante 12 minutos. Retira y deja que se enfríe.

Con ayuda de un cortapastas redondo corta 12 porciones (de 7-8 cm de diámetro), coloca una porción de nata en el centro de 6, coloca encima 3 rodajas de fresas y cúbrelas con un poco más de nata. Cúbrelas con los otros 6 círculos de bizcocho. Espolvoréalos con un poco de azúcar glas y adórnalos con unas hojas de menta.

Consejo:

Lo interesante de este bizcocho es que es apto para celiacos porque no hemos utilizado nada de harina.