Ingredientes (4p.):

6 láminas de pasta filo

100 g de mantequilla (fundida)

¼ l de leche

2 huevos

50 g de azúcar

8 caramelos de toffe

hojas de menta

Elaboración:

Para la crema de flan mezcla en un bol los huevos con el azúcar. Incorpora la leche y bate todo bien.

Extiende una lámina de pasta filo sobre una superficie lisa.

Unta la mitad con la mantequilla fundida y dóblala. Vuelve a untarla con mantequilla y dóblala de nuevo, repite el

proceso hasta conseguir una tira de unos 4 centímetros. Introdúcela en un recipiente apto para horno (tipo vaso bajo) formando una especie de laberinto dejando 1 hueco en la parte central. Haz lo mismo con otras 3 láminas de pasta filo hasta conseguir 4 recipientes con una lámina enroscada dentro de cada uno (dejando un hueco en el centro).

Repite el proceso con las otras dos láminas de pasta filo y cuando tengas las tiras, córtalas por la mitad y rellena el interior de cada vaso con un trozo.

Hornéalas a 180º C durante 10-15 minutos hasta qu queden crujientes. Retíralas del horno y deja que se templen. Vierte la crema de flan sobre las flores de pasta filo y hornéalas de nuevo a la misma temperatura (180ºC) durante 15 minutos más. Deja que se enfríen y desmóldalos. Resérvalos.

Coloca los caramelos de 2 en 2 sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear. Cúbrelos con otro trozo de papel de horno e introdúcelos en el horno. Cuando se calienten (unos 3 minutos en el horno) estíralos con ayuda de un rodillo y deja que se enfríen.

Sirve las flores e inserta la lámina de caramelo en la parte central de las flores. Decora los platos con unas hojas de menta.