Tiempo de elaboración: 1 hora

Ingredientes (8 p.):

250 g de calabaza potimarrón

100 g de azúcar moreno

150 g de harina

150 g de chocolate negro

4 huevos

75 ml de aceite de girasol

16 g de levadura en polvo

1 cucharada de canela en polvo

azúcar glas para decorar

matequilla y harina para el molde

hojas de menta

Elaboración:

Unta un molde con mantequilla y espolvoréalo con un poco de harina.

Trocea el chocolate y fúndelo al Baño María. Resérvalo.

Lava la calabaza, ralla y resérvala.

Mezcla en un bol la harina, la levadura y la canela. Reserva la mezcla.

Casca los huevos y ponlos en un bol. Móntalos con la batidora de varillas eléctrica. Añade el azúcar moreno y el aceite poco a poco sin dejar de batir. Agrega la mezcla de harina, levadura y canela. Incorpora la calabaza rallada y mezcla todo bien. Divide la mezcla en dos.

Agrega el chocolate fundido a una de las partes y mezcla bien. Viértela al molde. Agrega la otra parte (la que no tiene chocolate). Con una cuchara de madera, dale un par de vueltas (tiene que quedar con efecto marmolado). Hornéalo a 180º C durante 35 minutos.

Deja que se enfríe, desmolda, espolvoréalo con azúcar glas córtalo en porciones. Adorna cada porción con unas hojas de menta.

Consejo:

La calabaza potimarrón tiene una piel muy fina por lo que no será necesario pelarla.