Ingredientes (4p.):

700 g de bacalao fresco ( 2 lomos)

24 gambas

1 huevo

harina

huevos batidos (para rebozar)

600 g de judías verdes

10 g de semillas de sésamo tostado

1 limón

aceite de oliva virgen extra

sal

pimienta

perejil

Elaboración:

Pon el huevo en un vaso batidor. Agrega una pizca de sal y un chorrito de limón. Vierte una buena cantidad de aceite (150ml) y tritura los ingredientes hasta que liguen. Agrega las semillas de sésamo y mezcla bien. Reserva la mahonesa.

Corta 48 cuadrados (6 cm x 6 cm) de papel de horno.

Pela las gambas, coloca las gambas de una en una entre 2 trozos de papel y aplástalas con la base de un cazo. Resérvalas.

Retira las puntas de las judías. Córtalas en trozos de 5 centímetros y después en juliana fina. Pon a calentar un poco de aceite en una sartén, añade las judías y cocínalas a fuego medio durante unos 6-8 minutos aproximadamente. Sazónalas.

Corta cada lomo de pescado en 4 trozos. Después ábrelos por la mitad y aplástalos. Extiende la mitad de los trozos sobre la tabla, coloca 3 gambas encima de cada uno, salpimienta y cúbrelos con los 8 trozos de pescado. Salpimiéntalos también por la parte exterior.

Bate los huevos y sazónalos. Pasa los San Jacobos de bacalao por harina y después por el huevo batido. Fríelos en una sartén con aceite. Retira y escúrrelos sobre un plato cubierto con papel absorbente de cocina.

Sirve los San Jacobos con la mahonesa de sésamo y las judías. Adorna los platos con unas hojas de perejil.

Consejo:

Para sacar más zumo del limón es interesante rodarlo sobre la encimera para que las fibras internas se rompan. Os voy a dar una idea: pínchalo con un palito de brocheta y presiona para extraer solo la cantidad de zumo que necesitéis para la ocasión.