Ingredientes (4 p.):

4 colas de rape

3 cebolletas

1 k de tomate (maduro)

1 diente de ajo

100 ml de vino blanco

50 g de piñones

1 limón

aceite de oliva virgen extra

1 hoja de laurel

1 rama de tomillo

25 g de hojas de albahaca

sal

Pimienta

Perejil

Elaboración:

Pela y pica las cebolletas en dados y ponlas a rehogar en una sartén grande con un chorrito de aceite. Sazona. Pela los tomates, pica y añádelos a la sartén. Cocina todo durante 20 minutos. Vierte el vino y dale un hervor. Cocina conjuntamente durante 5 minutos más y pásalo a un recipiente de cristal apto para el horno.

Coloca las hojas de albahaca, 25 g de hojas de perejil, los piñones, el diente de ajo pelado y troceado y el zumo de medio limón (reserva el otro medio) en la jarra batidora. Vierte un buen chorro de aceite, sazona y tritura bien. Reserva la salsa.

Abre las colas de rape (sin separarlas del todo) siguiendo la espina central. Salpimiéntalas y colócalas encima de la cama de tomate. Unta las colas de rape con la salsa de albahaca y perejil (reserva lo que sobre). Pica finamente la hoja de laurel y la rama de tomillo y espolvorea el pescado.

Introduce la fuente en el horno y asa las colas de rape a 220ºC durante 12 minutos.

Sirve en cada plato, una porción de tomate y una cola de rape. Ralla un poco de cáscara de limón encima de cada uno. Decora los platos con unas hojas de perejil.

Consejo:

La salsa de albahaca y perejil es muy parecida al pesto italiano. Así que recordad, si os soba un poco, reservadlo para aderezar vuestros platos de pasta.