Ingredientes (4P.):

1 trucha asalmonada (de 1 k)

4 tortillas mejicanas

2 aguacates

1 tomate pequeño

1 cebolleta (pequeña)

panko

150 ml de zumo de limón

150 ml de salsa de soja

1 lima

aceite de oliva virgen extra

cilantro

sal

perejil

Elaboración:

Corta la cabeza y la cola de la trucha. Saca los lomos y retírales la piel. Corta cada uno en 4 tiras (recorta las espinas que puedan tener). Enrosca cada tira de pescado (dejando hacia adentro la parte que estaba en contacto con la piel). Pincha las espirales (en forma de cruz) con un par de palillos largos. Colócalas en un recipiente amplio. Mezcla la salsa de soja con el zumo de limón y riega el pescado con esta mezcla. Deja que marine durante unos 15 minutos aproximadamente.

Corta cada tortilla en 8 triángulos. Fríelos por los 2 lados en una sartén con aceite. Cuando se doren, retira y escúrrelos sobre un plato cubierto con papel absorbente de cocina. Resérvalos.

Para hacer el guacamole; pela los aguacates, trocea y colócalos en un bol. Aplástalos con un tenedor hasta que queden convertidos en una pasta. Pela y pica finamente el tomate y la cebolleta y añádelos. Pica también el cilantro e incorpóralo. Sazona y adereza con el zumo de media lima. Mezcla y reserva el guacamole.

Retira las espirales de pescado del líquido de la maceración y escúrrelas. Introdúcelas en el panko y fríelas en una sartén con aceite. Escúrrelas sobre un plato cubierto con papel absorbente de cocina. Retírales los palillos y pincha cada espiral con un palillo especial para brochetas de manera que queden como unas piruletas.

Sirve en cada plato, 2 piruletas con una porción de guacamole y unos triángulos de tortilla. Decora los platos con unas hojas de perejil.

Consejo:

Para que el guacamole no oscurezca, aunque le hayamos puesto zumo de lima, es interesante hacerlo justo en el momento en que vayamos a consumirlo.