Ingredientes (8p.):

1 lámina de hojaldre

2 cebollas grandes dulces

½ k de merluza (limpia y sin piel)

150 ml de brandy

250 ml de salsa de tomate

6 huevos

50 ml de leche

mantequilla

semillas de sésamo

semillas de amapola

aceite de oliva virgen extra

sal

pimienta

perejil

Elaboración:

Extiende la lámina de hojaldre y con unos cortapastas de formas variadas corta la masa. Extiende los trozos de masa sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Úntalas con un huevo batido y espolvoréalas indistintamente con semillas de sésamo y con semillas de amapola. Hornéalas a 190º C durante 15 minutos. Retira y resérvalas.

Pela las cebollas, pícalas en dados y ponlas a pochar en una sartén grande con un chorrito de aceite. Sazónalas.

Corta el pescado en dados y salpimiéntalos.

Cuando las cebollas estén bien doradas, incorpora el pescado, mezcla bien y cocínalo un poco.

Vierte el brandy y flambéalo. Espera a que se apague. Añade también el vaso de salsa de tomate y cocina todo junto durante 2-3 minutos. Pasa todo a una fuente y deja que se temple.

Bate los otros 5 huevos con la leche y una pizca de sal. Añade el pescado, espolvorea con un poco de perejil picado y mezcla bien.

Unta un molde rectangular (tipo cake) con un poco de mantequilla, corta una tira larga de papel de hornear y extiéndelo a lo largo del molde de manera que sobresalga por los 2 lados. Úntalo de nuevo con mantequilla y vierte la mezcla del pastel de pescado. Hornéalo a 180º durante 40 minutos.

Deja enfriar, desmolda y sirve. Acompáñalo con los hojaldres y decora los platos con unas hojas de perejil.

Consejo:

Es importante enfriar el relleno porque si no al mezclarlo con los huevos, éstos cuajarían.