Ingredientes (4p.):

300 g de arroz

150 g de chorizo fresco

10 tomates pera

2 cebolletas

1 pimiento verde

6 dientes de ajo

500 g de guisantes (con cáscara)

aceite de oliva virgen extra

tomillo

sal

azúcar

perejil

Elaboración:

Retira los pedúnculos de 8 tomates y escáldalos en una cazuela con agua hirviendo durante 15 segundos (reserva el agua de la cocción de los tomates en la cazuela). Refresca, pela, córtalos en cuartos y retírales las pepitas. Coloca los tomates escaldados en una fuente apta para el horno. Aderézalos con sal, azúcar y tomillo. Pela 4 dientes de ajo, aplástalos un poco con un la hoja de un cuchillo y añádelos. Riégalos con un chorrito de aceite y hornéalos a 130ºC durante 1 hora.

Desgrana los guisantes. Reserva los guisantes y pon las cáscaras a cocer en la cazuela donde has escaldado los tomates. Corta los tallos de las cebolletas y agrégalos. Cuece todos los ingredientes durante 20 minutos. Cuela y reserva el caldo.

Pela y pica los otros 2 dientes de ajo, las cebolletas y el pimiento en daditos y ponlos a rehogar en una tartera con un chorrito de aceite. Sazona y rehoga todo bien.

Corta el chorizo en rodajas y agrégalas. Corta los otros 2 tomates por la mitad y rállalos encima de las verduras rehogadas. Incorpora el arroz y dale un par de vueltas. Vierte el caldo (el doble y un poco más), sazona y cocínalo durante 10 minutos.

Añade los guisantes y cocina todo junto durante 8 minutos más. Coloca los pétalos de tomate decorando la superficie.

Adorna con unas hojas de perejil y sirve.

Consejo:

Cuando vayáis a hacer pétalos de tomate, haced una buena cantidad. Los que os sobren podéis guardarlos cubiertos de aceite en un bote de cristal.