Rico, rico

Receta de croquetas de pollo y espinacas, de Karlos Arguiñano

Karlos Arguiñano ha elaborado unas croquetas diferentes.

Publicidad

Antena 3 » Programas » Cocina abierta de Karlos Arguiñano » Recetas hoy de Arguiñano » Entradas y huevos

Karlos Arguiñano ha elaborado una receta de croquetas diferente a la habitual. El cocinero aprovecha todos los nutrientes de las espinacas para incluirlos en las croquetas, algo que puede ayudar a que los más pequeños se animen a comer verduras.

Ingredientes para 6-8 personas, 40 croquetas

1 muslo de pollo

100 g de espinacas (limpias)

1 cebolleta

2 dientes de ajo

½ litro de leche

1 pastilla de caldo de pollo

100 g de harina

harina, huevo y pan rallado (para rebozar)

Aceite de oliva virgen extra

Perejil

Elaboración

Retira la piel del muslo de pollo, córtalo por la mitad y cuécelo durante 20 minutos en una cazuela con agua (750 ml), unas ramas de perejil y una pastilla de sabor. Retira el pollo, pícalo finamente y resérvalo. Reserva también el caldo.

Pela y pica finamente los dientes de ajo y la cebolleta, y rehógalos (a fuego suave) en una cazuela con 3-4 cucharadas de aceite durante 10 minutos. Agrega la harina y rehógala un poco. Vierte ½ l del caldo y trabaja la mezcla (sin dejar de remover) hasta conseguir una crema homogénea. Vierte la leche y sigue removiendo hasta que quede perfectamente integrada. Cocina la bechamel durante 6-8 minutos a fuego suave.

Incorpora las espinacas (limpias) bien picadas y el pollo, y mezcla bien. Pasa la masa a una fuente y tápala (a piel) con film de cocina. Espera a que se enfríe e introduce la masa en el frigorífico durante 3-4 horas (si la hacéis de víspera y la dejáis reposando toda la noche, mejor que mejor).

Saca la masa de la fuente y córtala en cuadrados. Pásalos por harina, huevo y pan rallado, y fríelos en una sartén con abundante aceite caliente. Retira y escúrrelos sobre un plato cubierto con papel absorbente de cocina.

Sirve 5-6 croquetas en cada plato y decóralos con unas hojas de perejil.

Consejo

A la hora de hacer croquetas, siempre está bien hacer una buena cantidad y así las que no nos comamos en el día, podremos congelarlas para comer en otra ocasión.

Publicidad