Ingredientes (6p.)

1 calamar (300 gr.)

1 cebolleta

2 dientes de ajo

½ pimiento verde

125 g de salsa de tomate

2 sobre de tinta

600 ml de leche

harina

huevo batido

pan rallado

aceite de oliva virgen extra

sal

perejil

Elaboración:

Pela y pica los ajos y la cebolleta en dados. Pica también y el pimiento de la misma manera. Pon las verduras a rehogar en la olla rápida con un chorrito de aceite. Cuando empiecen a dorarse, agrega la salsa de tomate, las tintas y el calamar. Sazona, mezcla y cierra la olla. Cocina el calamar durante 8 minutos a partir de que comience el vapor.

Pasado este tiempo abre la olla. Retira el calamar y córtalo en trocitos muy pequeños (resérvalos). Tritura la salsa (200ml) con la batidora eléctrica y resérvala.

Pon a calentar un chorrito de aceite en una cazuela. Agrega 200 g de harina y rehógala bien. Vierte la leche poco a poco (removiéndola mezcla continuamente), sazona y cocina la bechamel a fuego suave durante 10 minutos (aproximadamente) sin dejar de remover con una varilla.

Añade la salsa negra y el calamar picado a la bechamel. Mezcla bien y cocina 10 minutos. Pasa la masa a una fuente y deja que se enfríe bien.

Coge pequeñas porciones de masa, redondéalas y pásalas por harina, huevo batido y pan rallado. Fríelas en una sartén con abundante aceite y escúrelas sobre una fuente cubierta con papel absorbente.

Sirve y adorna con unas hojas de perejil.

Consejo:

Para que las croquetas no se abran durante la fritura es importante que queden bien tapadas con el aceite.