Tiempo de elaboración: 1hora + enfriar la masa

Ingredientes (8p.):

1 calabacín

1 cebolleta

2 dientes de ajo

150 g de carne picada de ternera

100 g de queso parmesano polvo

600 ml de leche de oveja

harina

huevos

pan rallado

aceite de oliva virgen extra

sal

pimienta

perejil

Elaboración:

Pela y pica la cebolleta y los dientes de ajo finamente (daitos). Ponlos a rehogar en una sartén grande con un chorrito de aceite. Lava el calabacín, pícalo en daditos (con piel) y añádelo a la sartén. Sazona y cocínalo durante unos 10 minutos.

Salpimienta la carne y dórala en una sartén con un chorrito de aceite. Retira y resérvala en un plato.

Pon a calentar un poco de aceite en una cazuela. Agrega 75 g de harina y rehógala removiéndola un poco con una varilla de mano. Vierte la leche de oveja, poco a poco sin dejar de remover. Pon a punto de sal y cocínala a fuego suave durante 8-10 minutos. Añade la verdura y la carne, mezcla y pasa la masa a una fuente. Deja que se enfríe bien.

Enharina una superficie lisa y coloca la masa. Corta la masa en tiras y forma una especie de rulos. Corta los rulos en porciones y redondéalas dándoles forma de croqueta. Pásalas por harina y huevo batido. Mezcla en pan rallado con el queso rallado y reboza las croquetas.

Calienta aceite en una sartén. Fríe las croquetas y escúrrelas sobre una fuente cubierta con papel absorbente de cocina. Sirve y adorna con unas hojas de perejil.

Consejo:

Para que a la masa no le salga costra, cúbrela con film de cocina de manera que quede en contacto con la masa. Es importante que la masa se enfríe antes de introducirla en el frigorífico, donde permanecerá por lo menos 3 horas. De cualquier manera lo recomendable será hacer la masa de víspera.