Recetas sanas

El tradicional plato de Arguiñano que te dejará sin palabras: lentejas con chorizo y panceta

Elabora la mejor receta de lentejas siguiendo estos sencillos pasos.

Publicidad

El guiso de lentejas es uno de los platos más tradicionales de nuestra gastronomía. Es además una receta muy completa, con muchos beneficios para la salud y también muy rica. En esta ocasión, Arguiñano nos enseña cómo elaborar este plato de la manera más sencilla y le aporta un toque diferente con el uso de la panceta. ¡No te lo pierdas!

Ingredientes (4p.):

300 g de lentejas

100 g de chorizo fresco

200 g de panceta fresca

1 cebolleta

1 zanahoria

1 puerro

aceite de oliva virgen extra

sal

1 cucharadita de pimentón picante

perejil

Elaboración

Pon la panceta en la olla rápida, cúbrela con agua y sazónala. Cierra la olla y cuece la panceta durante 40 minutos desde el momento en que suba la válvula. Retira y deja que se enfríe.

Calienta 2-3 cucharadas de aceite en una cazuela. Pela la cebolleta y la zanahoria, y limpia bien el puerro (retirándole la parte inferior, la superior y 1-2 capas de hojas). Corta la cebolleta en dados, y la zanahoria y el puerro en cuartos de luna (finos). Agrega las hortalizas a la cazuela, sazona y cocínalas a fuego suave medio durante 8-10 minutos.

Corta el chorizo en 4 trozos e incorpóralo. Agrega las lentejas.

Añade las lentejas Añade las lentejas
Añade las lentejas | antena3.com

Cúbrelas con abundante agua (3-4 veces más que de lentejas), sazona y cuécelas a fuego suave durante 40-45 minutos.

Cúbrelas con agua Cúbrelas con agua
Cúbrelas con agua | antena3.com

Agrega el pimentón y mezcla bien.

Agrega el pimentón Agrega el pimentón
Agrega el pimentón | antena3.com

Calienta una sartén si aceite. Corta la panceta en 4 trozos, ponlos en la sartén y dóralos por los 2 lados.

Dora la panceta Dora la panceta
Dora la panceta | antena3.com

Sirve las lentejas con chorizo en 4 platos y coloca un trozo de panceta en cada uno. Adorna los platos con unas hojas de perejil.

Consejo

Las lentejas se pueden cocinar sin necesidad de remojo, pero quedan mejor si se remojan ya que de esta manera la piel no se estropea y además se reduce la producción de gases.

Al remojar las legumbres, parte de las sustancias que no se digieren bien en el intestino, se diluyen en esa agua.

Antena 3 » Programas » Cocina abierta de Karlos Arguiñano » Recetas hoy de Arguiñano » Guisos

Publicidad