Ingredientes (4p.):

500 g de salmón

1 calabacín

600 g de uvas blancas (sin pepitas)

2 chalotas

1 cucharada de harina de maíz refinada

aceite de oliva virgen extra

sal

pimienta

perejil

Elaboración:

Lava el calabacín, y con ayuda de una mandolina corta 12 lonchas finas a lo largo y escáldalas durante un par de minutos en una cazuela con agua hirviendo con una pizca de sal. Retira y escúrrelas sobre un plato cubierto con papel absorbente.

Limpia y desgrana los racimos de uvas, reserva 20 uvas y pon el resto en la jarra batidora. Tritúralas, cuela la mezcla con un colador y reserva el zumo.

Pela y pica las chalotas finamente y ponlas a rehogar en una cazuelita con un chorrito de aceite. Antes de que cojan color, añade el zumo de las uvas. Deja reducir a fuego suave durante 5-10 minutos.

Pon a calentar una cazuela con agua. Cuando empiece a hervir, agrega las uvas y escáldalas. Pela y añádelas a la salsa. Mezcla, salpimienta y liga la salsa con una cucharada de harina de maíz refinada diluida en agua fría. Reserva caliente

Corta el salmón (sin piel) en lonchas finas y salpimiéntalas. Extiende las lonchas de calabacín en una superficie plana y sazónalas. Pon encima de cada una, una loncha de salmón y enróllalas. Coloca las popietas en una bandeja apta para el horno y hornéalas a 200º C durante 4-5 minutos.

Sirve las popietas y salséalas con la salsa de uvas. Adorna con unas hojas de perejil.

Consejo:

Para que la salsa quede más fina, podéis triturarla antes de agregarle las uvas peladas.