Ingredientes (4p.):

2 romanescos

700 ml de leche

40 g de harina

100 g de queso Idiazábal (rallado)

4 lonchas de jamón serrano

aceite de oliva virgen extra

sal

Elaboración:

Pon agua a calentar en una cazuela grande y sazónala. Separa el romanesco en ramilletes, agrégalo a la cazuela y cuécelo durante 15 minutos. Escurre y repártelo en 4 recipientes aptos para el horno. Resérvalos.

Cubre una bandeja de horno con papel de hornear. Extiende encima las lonchas de jamón, cúbrelas con papel de horno y hornéalas a 180º C durante 10-12 minutos. Retíralas y deja que se enfríen. Resérvalas.

Pon a calentar un poco de aceite en una cazuela. Agrega la harina y rehógala un poco sin dejar de remover con una varilla. Vierte la leche poco a poco, sazona y cocina la bechamel durante 5-6 minutos sin dejar de remover. Agrega 70 gramos de queso y mezcla bien.

Napa el romanesco con la bechamel, espolvorea los recipientes con el resto de queso y gratínalos en el horno hasta que se doren un poco. Sirve y decora con el jamón.