Publicidad

Antena 3 » Programas » Cocina abierta de Karlos Arguiñano » Recetas de Cocina » Ensaladas y verduras

Receta del 23 de noviembre

Ensalada César

La receta de Karlos Arguiñano nos muestra una forma sencilla de elaborar una ensalada muy completa que puede servir perfectamente como plato único. Descubre en el vídeo esta fácil receta.

Ingredientes (4 p.):

1 pechuga de pollo (2 medias)

Hojas variadas de lechugas (escarola, roble, lechuga…)

150-200 g de queso de oveja curado del Roncal

2 rebanadas de pan de molde

4-5 filetes de anchoa en aceite

1 huevo

1 diente de ajo

½ yogurt natural

1 cucharada de mostaza

1 cucharada de salsa inglesa

aceite de oliva virgen extra

zumo de ½ limón

sal

pimienta

Elaboración:

Pon agua a calentar en un cazo, agrega el huevo y cuécelo durante 10 minutos desde el momento en que el agua empiece a hervir. Retira, refresca, pela, separa la yema de la clara y reserva.

Salpimienta las pechugas de pollo, átalas (por separado) con lid de cocina (de manera que queden recogidas) y ponlas a cocer en una cazuela con agua sazonada con una pizca de sal. Añade también unas ramas de perejil. Cuece las pechugas durante 15 minutos. Retira, escurre, córtalas en filetes finos y reserva.

Lava, seca, trocea las hojas de las lechugas y ponlas en una fuente grande.

Retira la corteza del queso, córtalo en dados y resérvalo.

Corta el pan en daditos y fríelos en una sartén con abundante aceite. Escúrrelos sobre un plato cubierto con papel absorbente de cocina.

Para hacer el aliño, pica el diente de ajo y ponlo en el mortero. Pica las anchoas y agrégalas. Añade también la yema del huevo y maja todo bien. Incorpora la mostaza, el yogur, el zumo de limón, la salsa inglesa y un chorrito de aceite. Mezcla bien y reserva.

Monta las ensaladas colocando en la base de los platos las hojas variadas de lechugas y sazónalas. Reparte encima los filetes de pollo, los dados de queso y los costrones de pan frito. Aderézalas con el aliño y sirve.

Consejo:

Esta ensalada es perfecta para llevar al trabajo, pero tened en cuenta de que no hay que aliñarla hasta el momento de ir a consumirla. Lo mejor será que preparéis el aliño, lo paséis a un bol con tapa y lo llevéis así al trabajo.