Ingredientes (4p.):

1 k de pencas de cardo

½ k de cigalita arrocera (24)

4 lonchas de jamón serrano

1 cucharada de harina

24 ajos frescos

aceite de oliva virgen extra

sal

perejil

Elaboración:

Extiende las lonchas de jamón sobre un trozo de papel de horno y cúbrelas con otro trozo de papel. Colócalas sobre la bandeja de horno y hornéalas a 180º C durante 12-15 minutos. Retira y deja que se enfríen.

Pela las cigalitas, retirándoles las cabezas y las cáscaras. Reserva las cigalitas. Rehoga las cabezas y las cáscaras en una cazuela con un chorrito de aceite. Añade unas ramas de perejil y la parte verde de los ajos frescos (reserva el resto). Cubre con agua, sazona y cuece todo durante 10 minutos. Cuela y reserva el caldo.

Separa las pencas del cardo, córtales la parte inferior y superior, córtalas por la mitad y pélalas retirándoles las hebras. Pon agua a calentar y cuando empiece a hervir, corta el cardo en trozos de 2-3 centímetros y añádelos. Sazona el agua y cuécelos durante 25-30 minutos. Escurre y reserva el cardo.

Pela los ajos frescos y córtalos en cilindros de 1 centímetro. Pon a calentar un poco de aceite en una tartera, agrega los ajos frescos y saltéalos brevemente. Sazona las cigalitas y agrégalas. Saltéalas brevemente. Retira todo a un plato y reserva.

Agrega la harina a la misma tartera, rehógala un poco y vierte el caldo de las cigalitas (300-400 ml). Incorpora el cardo, mezcla bien y espolvoréalo con un poco de perejil picado. Añade el salteado de cigalitas y ajos frescos y cocina todo junto durante un par de minutos.

Reparte el cardo en 4 platos y rompe una loncha de jamón asado encima de cada uno.

Consejo: Si las cigalitas están caras, siempre se pueden sustituir por langostinos o gambas congeladas.