Ingredientes (6-8p.):

1 calabaza potimarrón (2,5 k)

2 cebolletas

1 berenjena

2 tomates

12 castañas

140 g de queso

100 g de cuscús

aceite de oliva virgen extra

tomillo

semillas de anís

sal

perejil

Elaboración:

Haz una muesca a las castañas y cuécelas durante 20 minutos en un cazo con agua y con las semillas de anís. Deja que se templen, pela, pica y resérvalas.

Corta la parte superior de la calabaza y vacíala retirando todas las pepitas. Pon agua a calentar en una cazuela grande con una pizca de sal y cuécela durante 5 minutos. Retira y escúrrela (boca abajo) sobre un plato cubierto con papel absorbente de cocina.

Coloca el cuscús en un bol grande. Calienta 125 ml de agua, sazona y cuando hierva, viértela sobre el cuscús. Tapa el bol con un trozo de film y espera a que absorba el agua. Resérvalo.

Pela y pica las cebolletas en daditos y ponlos a rehogar en una sartén con un chorrito de aceite. Pica la berenjena de la misma manera y agrégala a la sartén. Sazona. Rehoga bien. Corta los tomates por la mitad, rállalos en un bol, pásalos a un colador y deja que escurran bien. Añade la pulpa a la sartén y cocina todo durante 10 minutos.

Añade las castañas picadas, el cuscús, el queso cortado en dados y el tomillo. Mezcla y rellena la calabaza. Hornéala a 180ºC durante 40 minutos.

Corta la calabaza en 6-8 porciones y decora cada plato con unas hojas de perejil.

Consejo:

La calabaza potimarrón es muy especial, tiene un ligero sabor a castaña y además se puede comer la piel.