Ingredientes (4p.):

300 g de garbanzos

1 zanahoria

1 puerro

1 cebolleta

3 dientes de ajo

50 ml de txakoli

4 huevos

aceite de oliva virgen extra

sal

perejil

Elaboración:

Pon los garbanzos a remojo de víspera. Calienta abundante agua en la olla rápida. Escurre los garbanzos y agrégalos a la olla.

Pela la zanahoria y lava el puerro. Córtalos en trozos y colócalos en una red especial para cocer legumbre. Introduce la red en la olla. Sazona, coloca la tapa y cocínalos durante 20 minutos a partir de que comience a salir el vapor. Escurre los garbanzos y resérvalos. Reserva el caldo en la olla rápida.

Saca las verduras de la red y ponlas en el vaso batidor. Añade un poco del caldo de cocer los garbanzos y tritura con la batidora eléctrica. Reserva.

Pela y pica los ajos y la cebolleta en daditos. Ponlos a rehogar en una tartera con un chorrito de aceite. Vierte el txakoli y dale un hervor. Agrega el triturado de puerro y zanahoria y los garbanzos escurridos (si quieres que queden caldosos puedes añadir un poco más de caldo), mezcla suavemente y cocina conjuntamente durante 3-4 minutos.

Calienta el caldo resultante de cocer los garbanzos, casca los huevos y agrégalos. Escálfalos durante 3-4 minutos.

Reparte los garbanzos en 4 platos y coloca un huevo escalfado encima de cada uno. Espolvoréalos con un poco de perejil picado y sirve.

Consejo:

Los huevos adquirirán más sabor si los escalfáis en el caldo resultante de cocer los garbanzos.