Publicidad

Antena 3 » Programas » Cocina abierta de Karlos Arguiñano » Recetas hoy de Arguiñano » Carnes y guisos

Rico, rico

Ideal para el otoño: receta de garbanzos con almejas

Karlos Arguiñano ha elaborado una receta de garbanzos con almejas para chuparse los dedos en muy poco tiempo.

En la receta de hoy, garbanzos con almejas, Karlos Arguiñano nos cuenta que se trata de un plato ideal para el otoño, pues ahora que vuelve el frio, el cuerpo nos pide cosas calentitas. Una de las legumbres por excelencia de los hogares son los garbanzos y junto a las almejas queda una receta para chuparse los dedos.

El cocinero nos ha contado que si lo que se busca es abaratar un poco el precio del plato, siempre se podrán sustituir las almejas por chirlas o, incluso, mejillones.

Un clásico de cuchara. Sustituimos las alubias por garbanzos

Ingredientes (4p.):

300 g de garbanzos (remojados de víspera)

½ k de almejas

1 puerro

1 cebolla

2 dientes de ajo

1 cebolleta

1 pimiento verde

75 ml de vino blanco

aceite de oliva virgen extra

sal

perejil

Elaboración

Pon los garbanzos en la olla rápida. Corta la parte inferior y superior del puerro, y lávalo bien. Córtalo por la mitad y añádelo. Pela la cebolla, córtala en 4 dejándola unida por la parte inferior, y agrégala. Sazona y cierra la olla. Cuece los garbanzos durante 6-10 minutos desde el momento en que suba a válvula.

Pela los dientes de ajo y la cebolleta. Pícalos en daditos y ponlos a rehogar en una tartera (cazuela amplia y baja) con 3-4 cucharadas de aceite. Retira el tallo y las semillas del pimiento. Córtalo de la misma manera e incorpóralo. Sazona y cocina las verduras durante 10 minutos aproximadamente.

Agrega las almejas, el vaso de vino blanco y espera a que empiecen a abrirse. Incorpora los garbanzos y una cucharadita de perejil picado, y cocina conjuntamente durante 2-3 minutos. Sirve y decora los platos con unas hojas de perejil

Consejo:

Puedes aprovechar el puerro y la cebolla. Basta con colocarlos en un plato, salpimentar, rociarlos con aceite y salpicarlos con unas gotas de vinagre.

Publicidad