Publicidad

Antena 3 » Programas » De hoy en un año » Noticias

De hoy en un año

Yolanda vive en Mallorca y lleva sin pisar la playa 8 años

La baja autoestima de Yolanda por su sobrepeso le impide ir a la playa con su hija, por eso tiene como objetivo adelgazar.

Yolanda reside en Mallorca, pero sus complejos con su cuerpo le impiden ir a la playa: pesa 91 kilos y quiere adelgazar unos 30kg para poder bajarse en la costa con su hija. Nunca ha estado con sobrepeso, pero hace un tiempo engordó 12 kilos de golpe en un año. Posteriormente se quedó embarazada y engordó 25 kilos más. Yolanda no ha podido reducir su peso porque afecta a su carácter: está deprimida y apagada porque ya no le gusta arreglarse. Su autoestima está por los suelos.

Ha dejado de hacer muchas cosas porque no se sienta bien con ella misma, tiene vergüenza a ir a la playa o a la piscina. Esta situación también le impide poder disfrutar de su bebé en la playa, una idea que le hace sentir aún peor.

Todo un sacrificio para ver a su hija feliz

Después del proceso, Yolanda vuelve al plató con una imagen aparentemente mucho más delgada y muy feliz. Ha perdido treinta kilos y está muy energética, ahora ya ha recuperado su anterior ropa y la autoestima. Ya se ve muy bien y se encuentra muy feliz con ella misma.

Las clases con la entrenadora personal implicaban mucho esfuerzo, hacía tres entrenos a la semana y con la dieta iba poco a poco entrando en dinámica. Con el tiempo iba perdiendo peso, pero cuando se veía que iba adelgazando y mejorando, Yolanda pecaba en los dulces. Tenía muchos momentos de bajón y se ponía a llorar porque la situación la desbordaba; en ocasiones quiso tirar la toalla, pero lucho hasta el final por su hija. Poco a poco, cada vez se encontraba mejor y con la motivación de conseguir eso que se proponía.

En tan solo un año ha adelgazado 30 kilos, un cambio que ha supuesto la felicidad de Yolanda y la de su hija

Yolanda se emocionaba de alegría al ver el video pero se sentía muy orgullosa, contaba que ha necesito mucho apoyo psicológico y que gracias a los dos entrenadores que ha tenido la verdad es que ha podido sacar fuerza, a pesar de alguna regañina. Al fin, ya ha ido con su hija a la playa y cuenta que no olvidará nunca ese día. Ha llegado hasta ese momento por su hija y gracias a su marido. Al ver su trasformación física ha alucinado y afirma que ha hecho un gran trabajo. Todo un ejemplo de constancia y superación.