Publicidad

Antena 3 » Programas » De hoy en un año » Mejores momentos

Mejores momentos | Programa 3

La superación de Álvaro, un niño prematuro con dificultades motoras y muchas ganas de vivir

Los padres de Álvaro han acudido a ‘De hoy en un año’ para que su hijo, nacido a los 6 meses, pueda tener la vida más normal posible.

Los padres de Álvaro han estado un año dando la máxima atención a su hijo para desarrollar sus capacidades y que pueda crecer con soltura e incluso caminar. Álvaro sufrió una lesión cerebral al nacer prematuro, por lo que los médicos les informaron que seguramente tendría secuelas motoras. Lejos de desanimarse, ambos han acudido al programa para sacar adelante a su hijo. Han estado un año llevándole a una fisioterapeuta infantil y aplicando todos los ejercicios que les indicaban.

María recuerda el día en que nació Alvaro con solo seis meses de gestación: "Pesaba un kilo y 20 gramos"

María ha relatado cómo su embarazado fue muy complicado hasta el punto que dio a luz al pequeño a los seis meses de gestación. El peso de Álvaro fue solamente de 1 kilo y 20 gramos, muy por debajo de la media. Las secuelas que esto produjeron al bebé fue una importante lesión en la parte izquierda del cerebro.

Pedro García Aguado ha preguntado por el gran reto que ha llevado a los padres de Álvaro a acudir a ‘De hoy en un año”: “Nuestro reto es que Álvaro tenga una vida normal”.

María: "Siempre he pensado que el niño lo iba a conseguir. Lo que pasa es que, una vez que te pones, ves que no, que hay limitaciones"

A lo largo de las sesiones fisioterapéuticas ambos padres han dado lo máximo de sí, viviendo con la incertidumbre de no saber cómo iba a evolucionar Álvaro. Tanto el pequeño como sus padres han tenido que desarrollar ciertos ejercicios diarios, lo que ha implicado mucho estrés y nerviosismo. De todos modos, nunca han perdido la esperanza de que el tiempo invertido diera fruto. Para la pareja la principal prioridad ha sido que Álvaro pueda ser lo más autónomo posible.

El pequeño Álvaro ha sido el primero que se ha esforzado para seguir adelante. Ha llorado durante las sesiones pero ha acabado haciendo todos los ejercicios pautados por su fisioterapeuta. Durante todo el proceso había el riesgo de que Álvaro se quedara completamente inmóvil, pero la constancia de sus padres y su propia voluntad han dificultado que las limitaciones se hicieran con la vida del pequeño.