Publicidad

Antena 3 » Programas » De hoy en un año » Mejores momentos

Mejores momentos | Programa 5

La mayor ilusión de Esther es volver a lucir su vestido de flamenco

Esther procede de Fuenlabrada (Madrid), tiene 34 años. Tiene claro el reto que quiere cumplir de hoy en un año: adelgazar para volver a lucir sus vestidos coloridos de flamenco.

Esther procede de Fuenlabrada (Madrid), tiene 34 años. Tiene claro el reto que quiere cumplir de hoy en un año: adelgazar para volver a lucir sus vestidos coloridos de flamenco.

La pasión de Esther es bailar. Pesa 102 kilos y tiene que perder unos 35. Dejó el baile por motivos de trabajo y falta de tiempo. Empezó a descuidar su alimentación y a ganar muchos kilos. Reconoce que hace mucho tiempo que no se pone un vestido de colores y que siempre viste de negro porque es el color que más volumen le disimula.

Admite que en muchas ocasiones se ha propuesto adelgazar, pero lo ha terminado abandonando por falta de voluntad. Sus amigos y su pareja confiesan que es algo necesario para que ella se sienta bien con ella misma. Será un reto muy sacrificado pero merecerá la pena.

Un gran sacrificio que merecerá la pena para perder esos 35 kilos

Esther acude al nutricionista y le diagnostica obesidad de tipo 2. Esther está preparada y dispuesta a seguir una dieta con una alimentación saludable y hacer mucho deporte.

Acude a fiestas de amigos y lo pasa realmente mal porque ve mucha comida que no puede comer, pero ella se resiste y se lleva su tupper. No puede caer en la tentación otra vez.

Además, las clases en el gimnasio están siendo muy duras, pero los cambios físicos ya están saliendo a la luz. Está muy contenta y orgullosa de su fuerza de voluntad.

[[H3:¡No te lo pierdas! Esther nos regala un momentazo bailando flamenco en el plató de ‘De hoy en un año’]]

Esther: “Me he quitado diez años de encima”

Cuando aparece en plató, Esther luce estupendísima: Viste un vestido azul de flamenca que no la puede quedar mejor. Cuenta que ha adelgazado 36 kilos. Reconoce que lo que más duro le ha resultado es acostumbrarse al ejercicio físico. Le ha cambiado la vida por completo, ha aumentado su autoestima, socialmente es más abierta y optimista.

Por supuesto, Esther ha retomado las clases de flamenco y ha vuelto a lucir sus vestidos. Ha vuelto el color a su vida y nos ha regalado una actuación donde se la ve más feliz que nunca. ¡No te la pierdas!