Publicidad

Antena 3 » Programas » De hoy en un año » Mejores momentos

Mejores momentos | Programa 10

Los primeros días sin fumar, todo un sacrificio para David

David se ha comprometido a dejar de fumar, pero eso supone grandes sacrificios para no caer otra vez.

David acude al programa para dejar de fumar de hoy en un año. Reconoce que fuma tres cajas diarias de tabaco y que lleva así casi 20 años. Esto le ha afectado perjudicialmente a dos sentidos: el olfato y el gusto, dos sentidos clave para su trabajo, cocinero.

David asume que muchas veces cuando elabora un plato, necesita el consejo de alguno de sus compañeros de trabajo porque es incapaz de juzgar su propio trabajo al haber perdido parte de sus capacidades gustativas.

Por eso, acude al programa para dejar de fumar y poder realizar perfectamente su trabajo, sin depender de terceras personas.

A David, fumar le impide realizar con éxito su trabajo

David lleva 20 años fumando y ha perdido gran parte del sentido del olfato y el gusto.

David recurre a grandes profesionales a todos los niveles para por fin acabar con el vicio del tabaco. Se ha sometido a pruebas de esfuerzo físico, algo que le afectó mucho porque los resultados fueron muy negativos en su salud.

Ha tenido que cambiar de hábitos. Reconoce que hay momentos en los que no se ve capaz. Incluso acude a la terapia de la acupuntura para poder reducir la ansiedad de fumar.

David ha dejado de fumar radicalmente y cumple su propósito con éxito

Después de un año, David revela que ha dejado de fumar completamente.

Ha sido un año duro para David. Pero con mucho sacrificio y voluntad propia, ha conseguido su reto: dejar de fumar. Ha tenido momentos de bajón en los que se planteaba volver a caer, pero ha sabido lidiar con estas situaciones y afrontarlas con valentía para no recaer.

Gracias a grandes especialistas que le han ayudado a dejar atrás ese vicio, David ha vuelto a recuperar parte del sentido del olfato y del gusto que había perdido por culpa del tabaco. Ahora puede hacer con autonomía su trabajo, cocinar, sin necesidad de tener que consultar a sus compañeros para que juzguen sus propios platos.