Publicidad

Antena 3 » Programas » De hoy en un año » Mejores momentos

Mejores momentos | Programa 1

Javier, el gran apoyo de Mario para volver a caminar: "Descubrieron un tumor a mi mujer embarazada de 26 semanas"

Javier desea que su hijo, Mario, de sólo 7 años, pueda caminar sin necesidad de un andador.

Mario Bergón es un niño madrileño de de 7 años que tiene un sueño: caminar sin andador. Para conseguir, cuenta con la ayuda de su luchador padre, Javier.

Fue durante el embarazo cuando a la madre de Mario, en una revisión rutinaria, le dieron una terrible noticia: tenía un tumor del que había que operarla inmediatamente. Era en la semana 26 de la gestación.

Javier ha contado que en ese momento decidieron adelantar el parto del bebé para, después, poder operarla a ella. Fueron semanas en las que madre y recién nacido estuvieron luchando por sobrevivir. Ella falleció un año y cuatro meses después.

No obstante, Mario sufre ahora varias secuelas: "Le afecta principalmente a las funciones motoras: no sólo andar, también vocalizar, comer..., esas cosas siempre le van a costar un poco más", ha explicado Javier.

Volver a caminar solo, el sueño cumplido de Mario y también de Javier, su padre

A pesar de estas dificultades, Mario ha demostrado ser un chico valiente y alegre. Y gracias a ese espíritu, doce meses después, el resultado es que su sueño se ha cumplido: ¡puede caminar sin andador!

Para llegar hasta este momento, Mario ha tenido que trabajar mucho. La rehabilitación se ha convertido en un hábito más de su día a día, como el colegio.

Javier ha recordado la primera vez que vio a su hijo dar los primeros pasos sin andador: "Le vi todo erguido, mirando para arriba, colocando muleta para un lado y muleta para el otro, y la satisfacción de decir: mi hijo ya consigue andar".

El traje inspirado en los astronautas que ha ayudado a Mario a volver a caminar

Mario ha tenido que trabajar mucho para cumplir su sueño. Durante doce meses, ha tenido que pasar por sesiones de fisioterapia, neurodesarrollo... Cada día, tres horas de entrenamiento para fortalecer sus extremidades.

No obstante, la clave ha estado en un traje especial diseñado a partir del que utilizan los astronautas. "Lo que se intenta es hacer mapas sensoriales con sus propios movimientos", explica la fisioterapeuta.