Publicidad

Antena 3 » Programas » De hoy en un año » Mejores momentos

Mejores momentos | Programa 5

Escuchar por primera vez es el sueño de Jesús y Belén

Jesús y Belén son dos hermanos sevillanos que nacieron con algo en común: la discapacidad auditiva.

Jesús y Belén proceden de Sevilla y acuden a ‘De hoy en un año’ con Mercedes, su madre. El reto que tienen en un año es poder oír, algo tan deseado como necesario para toda la familia.

Estos hermanos nacieron sordos y su madre cuenta que cuando se dio cuenta de esta deficiencia de Jesús, el mayor, y posteriormente de Belén, el mundo se le cayó encima. A Belén la realizaron de pequeña un implante coclear, pero se lo quitó porque decía que le molestaba y sentía que se identificaba mejor con el lenguaje de signos en su etapa de la adolescencia.

A la hora de relacionarse con la gente, sus familiares afirman que siempre se han sentido apartados socialmente. Por eso quieren, por fin, escuchar al mundo.

Mercedes, madre de Jesús y Belén: "Llevamos mucho tiempo en silencio"

Belén y Jesús se deben someter a una operación para poder escuchar por primera vez, pero Mercedes está muy preocupada por cómo será el resultado final.

La madre está muy nerviosa en el momento de la operación. A Belén le han sustituido el implante que tenía por otro más moderno. Tras varias horas de sufrimiento e incertidumbre, la operación ha ido fenomenal, pero los días de después son decisivos. ¿Tendrá la operación los resultados esperados?

En la clínica, la reacción de Jesús y Belén al escuchar por primera vez es muy emocionante. Mercedes, a su lado en todo momento, no puede creerse lo que está viendo: por fin sus hijos pueden escuchar después de tantos años de silencio.

¡Increíble! Después de toda una vida, Jesús y Belén ya pueden escuchar

Después de muchos años sufriendo por no poder oír, Jesús y Belén ya tienen el sentido auditivo.

Tras toda una vida de no poder disfrutar de uno de los sentidos más importantes, los hermanos ya pueden escuchar. Su madre acude al plató con ellos y no puede ser más feliz: “Llevaba un nudo en el estómago un pellizco en el corazón”.

A pesar de que ya pueden escuchar, Jesús y Belén tienen que empezar a hablar desde cero. La madre reconoce que ya están acudiendo al logopeda y es un proceso lento, pero ya son capaces de mantener una conversación corta.

Acuden por primera vez a un ensayo de flamenco, y han descubierto un mundo: Mercedes no puede contener las lágrimas y sus hijos están muy emocionados.

“Fue impresionante, fue algo muy grande para mí”, confiesa la madre.