Se acerca el debate decisivo en el que debatirán los cuatro candidatos a la presidencia del gobierno con mayor representación. Un espacio donde está en juego ese porcentaje de indecisos que todavía no saben a quien darán su voto el próximo domingo.

“Hay un sector del electorado que todavía sigue indeciso y para ese sector, que puede decidir el resultado de las elecciones, sí puede ser muy importante lo que pase en el debate porque después, el margen de maniobra de los partidos para enmendar lo que hayan podido dejar mal hecho en el debate, ya va a ser muy escaso", cuenta Vicente Vallés.

Una de las diferencias de los candidatos en relación a otros debates es que "casi todos han pasado por muchas horas en televisión", explica Ana Pastor, algo que puede ser una ventaja por el formato en el que se presenta.

El turno de intervención, al igual que la posición que ocuparán en el plató se ha sorteado. La primera intervención la hará Pedro Sánchez, seguido de Albert Rivera, Pablo Casado y por último Pablo Iglesias. El turno de cierre es distinto. Pablo Casado comenzará esa última ronda, después Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias será el último en defender su programa.

El lugar en el que se sitúan en el plató también ha sido por sorteo. De izquierda a derecha: Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera.