Detienen a un conductor de VTC que finge su rapto tras gastarse todas sus ganancias en un club de alterne en orgías y drogas. La recaudación consistía en más de 1800 euros, entre las propinas que recibió de su empleo, el dinero que llevaba encima y una moto que vendió mientras se encontraba en el prostíbulo.

Permaneció durante aproximadamente 15 horas en el burdel. Para justificar su ausencia del trabajo y del domicilio, acudió a la Comisaría de Policía de Fuengirola para denunciar que le habían secuestrado.

El detenido dijo que había sido retenido en un club de alterne y que posteriormente le habían llevado a casa del supuesto secuestrador, un amigo suyo, donde durmió en el trastero de la vivienda.

José María Tocornal, comisario jefe de la comisaría de Fuengirola, asegura que las contradicciones que se sucedían en el testimonio del arrestado fueron inmediatamente reconocidas por los investigadores, "construía mentira sobre mentira".