Una niña se queda sola y llorando a las doce y media de la noche por llevar un billete de 20 euros y no disponer de menos dinero para pagar el billete del autobús. El conductor se negó a dejarle subir porque no tenía cambio. La chica de 15 años tuvo que volver sola a casa y hacer un trayecto de más de media hora andando. Marina, amiga de la familia, nos cuenta que "acompañó telefónicamente" a la chica hasta que llegó a su casa.

Marina publicó su indignación en Twitter por lo que había pasado y recibió distintas opiniones sobre lo ocurrido. "A las doce y media de la noche, el conductor del último autobús 629 de @AutoPeriferia, que une Madrid con Las Rozas, no ha dejado subir a una niña de quince años porque no tenía cambio de 20 euros. La ha dejado SOLA y llorando en la calle (en el parque París)", es el tweet que publicó. Desde la empresa de transportes se escudan en que el conductor cumplió con la normativa y muchos usuarios cuestionan la moralidad del conductor ante la situación.