Cree que las líneas rojas no sirven y uno de los problemas que existen es que "los líderes políticos no son capaces de ceder". "Ciudadanos pone líneas rojas a Vox. Ni ellos ni Podemos son unos apestados. Unos tienen unos cuantos diputados y otros tienen otros cuantos y tienen que llegar a acuerdos", determina.

Cree que en la situación política actual hay que optar por una segunda vuelta electoral porque es "un mecanismo más sereno que ayuda a resolver el problema", señala. "Uno en la primera vuelta vota a lo que le da la gana y en la segunda, vota a lo que le conviene", destaca.

Piensa que el PP y Ciudadanos deberían abtenerse para facilitar la investidura a Pedro Sánchez pero no a cambio de nada. Sugiere que soliciten llegar a un acuerdo previo sobre acuerdos importantes sobre el conflicto catalán o las pensiones."Cuatro o cinco asuntos que caben en un acuerdo político de centroderecha con centroizquierda y pactas una parte importante incluso de los presupuestos", señala.

Ve la situación política "bastante cerrada" y cree que Pedro Sánchez solucionará la formación de Gobierno antes de septiembre. "Pedro Sánchez es el líder político más listo del panorama nacional", destaca.