Javier Maroto, vicesecretario de organización del Partido Popular, cabeza de lista por Álava y jefe de campaña, ha aclarado la posición de su partido sobre el salario mínimo profesional. Asegura que el PP no está pensando en bajar el salario mínimo: "Las últimas acciones fueron para subirlo, nunca bajará de los 900 euros pero es importante conseguir el consenso entre sindicatos y patronal", señalaba. "No se trata de cuánto es el salario mínimo en España, podríamos fijarlo en 3.000 euros pero entonces nos despedirían a todos. La receta del PP es un valor seguro en lo económico, permitiendo un crecimiento para que a un autónomo le den las cuentas para pagar esos salarios", apunta.

Según Maroto "la izquierda es experta en destrucción de empleo, son fábricas de parados". Señala que el PP tiene el compromiso de mantener el salario mínimo y establecer las condiciones de confianza para que a quienes tienen que pagar el salario mínimo les compense y no despidan a trabajadores.

Ha interpretado las comentadas palabras de Pablo Casado en las que decía que Sánchez prefería las manos manchadas de sangre. Asegura que con esas declaraciones Casado se refería a las negociaciones de Sánchez para formar Gobierno. "Pedro Sánchez estuvo llamando a Otegui para pedirle apoyo. El matiz es que el PSOE pidió a Otegui que les apoyara a toda costa. Entonces Otegui dijo que ya era determinante en la política nacional", explica. "Yo no veo a Pablo Casado dando instrucción para que le apoye Otegui, Iglesias o Torra", señala.

Maroto tiene claro que "el próximo presidente del Gobierno o se llama Pablo Casado o Pedro Sánchez", pero no ve al resto de líderes como presidentes.

Critica la propuesta del PSOE sobre el impuesto del diésel ya que lo considera "un golpe al bolsillo de quien tiene un diésel". "En Vitoria existe la fábrica Mercedes donde más de 20.000 familias dependen de la producción de coches diésel. Yo me presento allí y me cuentan los trabajadores que ya puede haber consecuencias en el empleo. Como diputado en Álava y por el PP me comprometo a sacar la cara por estos trabajadores que ven en riesgo su puesto de trabajo", señalaba. Se muestra a favor de que no se contamine pero apuesta por un plan 'renove' de coches antiguo "antes de cargarse una fábrica como la de Vitoria".

Sobre las declaraciones de Santiago Abascal en las que comparaba el matrimonio gay con la unión civil entre dos hermanas viudas, considera "que es un debate superado afortunadamente para la sociedad española".

Para el vicesecretario de organización del PP la herramienta para combatir a Vox "es la humildad". "Todas las personas con una idea de centro derecha en España coinciden en echar a Sánchez y si dividimos el voto Sánchez se queda y si lo concentramos en el PP podremos echarlo", matiza.