Considera que para la investidura de Pedro Sánchez hay que salir al encuentro de diálogo. "Hay dos Españas: Madrid y el resto. Hay una almendra política y se discute sobre los personajes y no sobre las personas todo el día. El problema es ver cuántas chinchetas hay de cada color pero no se habla de la gente, que es la que tiene problemas", apunta.

Para Fernández Vara que hay cuatro desafíos principales que debe afrontar el nuevo Gobierno: el cambio climático, la economía de la digitalización, la desigualdad y Europa. "Sobre estos cuatro puntos se tendría que dar la investidura. No puede ser que no gobiernes y encima impidas que haya Gobierno", reclama.

En Badajoz se ha aprobado la fórmula que propuso Begoña Villacís en Madrid: habrá dos años de Gobierno para el PP y dos para Ciudadanos. Asegura que a su formación le ofrecieron este acuerdo pero decidieron rechazarlo por respeto a lo que han elegido los votantes en las urnas.

Considera que "el 'pacto Frankestein' nunca existió" y acentúa que el PSOE nunca va a pactar nada que vaya en contra de la unidad de España y la soberanía nacional pero a partir de ahí hay que conformar mayorías.

Le gustaría que el PSOE pudiera gobernar y "convertir a los independentistas en fuerza irrelevante"."Eso no pasa porque los ciudadanos no han querido", lamenta. Cree que al PSOE se le obliga constantemente a demostrar su condición de partido español constitucionalista.

"España necesita que tengamos conciencia de país"

"Uno de los problemas que hay en España y está sin resolver es que el Congreso se convirtió en el Senado y el Senado en la nada", determina. "España necesita que tengamos conciencia de país: Nadie querer ceder agua, ceder energía, compartir impuestos, que haya trasvases, centrales nucleares. Queremos todo lo bueno de un país, pero sin compartir", señala. Considera que no puede construirse un país sobre los derechos de las personas "y tiene que ser también sobre los deberes".

Fernández Vara no entiende que este país sea solo la suma de 17 pedazos. "Estamos convirtiendo España en un país inexistente porque solo quedan los 17 trozos", pone de manifiesto.