Francisco Fernández Marugán, defensor del pueblo, asegura que el año 2018 fue más positivo y optimista para la mayoría de los españoles que el anterior. "Hubo más actividad económica, más atención a los ciudadanos que históricamente no merecían el apoyo de los poderes públicos y se sitúan entre gente que ha podido recuperar los puestos de trabajo", mantiene.

Pese a ello el defensor del pueblo advierte que existe un conjunto de problemas y la gente "no llega a darle las gracias". Las tres quejas principales del pasado año fueron problemas de particulares a la hora de poder sacarse el carnet de conducir, reclamaciones relacionadas con el impuesto de sucesiones y queja del colectivo de diabéticos.

Sin embargo, asegura que "el problema más acuciante ahora mismo para los españoles es la vivienda". Esta problemática afecta a los jóvenes que tienen problemas de empleo y salario. "En España ha ido desapareciendo la vivienda pública y hace falta vivienda social de alquiler. Existe un núcleo importante que no tienen renta ni para comprar ni alquilar", destaca.