Las defensas de los encausados en el juicio al 'procés' van a tratar de convertir a Mariano Rajoy en un insólito aliado. La estrategia será demostrar que la pasividad del presidente del Gobierno ante los hechos presuntamente violentos demuestra que no lo fueron, según Rubén Amón.

Para el periodista las grandes preguntas de la vista serían por qué Mariano Rajoy no aplicó el 155 ni después del 1 de octubre ni después de la declaración unilateral de independencia. "Rajoy no puede mentir ni regenerarse en un ejercicio de política contemplativa", señala Amón.

Considera además que "la negligencia de Mariano Rajoy con su pasividad no disculpa la negligencia del soberanismo".