Después de las elecciones Rubén Amón señala que es tiempo de mirar a los pactos que se van a producir y los que no van a producirse, como el del PP con Ciudadanos.

Considera que Ciudadanos ha olido la sangre de Casado y Rivera se ha posicionado a 200.000 votos del PP ganando terreno en la oposición.

Sobre Pablo Iglesias, considera que "trata de maquillar la derrota atribuyéndose la llave de la estabilidad de la izquierda". "Carmen Calvo dijo que los socialistas intentarán gobernar en solitario, una forma de frenar la ambición de Iglesias y de seguir jugando al ajedrez en el tablero de Iván Redondo", matiza Amón.