Pone de manifiesto que este adelanto va adquiriendo verosimilitud cuando los pactos autonómicos consolidan la lógica de bloques y contraindican que el PP y Ciudadanos puedan regalarle la investidura.

Señala que Sánchez quiere la investidura por aclamación parlamentaria pero "solo puede ser resucitando el fantasma de 'Frankestein', pactando la abstención con soberanistas y sosegando las ambiciones de Unidas Podemos".

Cree que las elecciones anticipadas le sirven a Sánchez para "camuflar el fracaso de la investidura y acusar a los demás del bloqueo parlamentario y resucitar el bipartidismo".