Publicidad

Continúa la investigación

Vuelco en el caso de las Niñas de Alcásser: Extraen ADN de los nuevos huesos para cotejarlo con las víctimas

Un inquietante hallazgo junto a las fosas de las niñas de Alcásser plantea nuevos interrogantes sobre este horrible crimen. El 24 de junio de 2019 una pareja encontró unos restos paseando junto al lugar donde escondieron los cuerpos de las niñas. Se especuló que podían ser de animales, pero ahora se ha logrado extraer su ADN para cotejarlo con el de las familiares de las víctimas.

Fueron unos excursionistas quien descubrieron los huesos el pasado 24 de junio de 2019. Una pareja que se trasladó al lugar donde tuvieron lugar los crímenes de las Niñas de Alcásser halló restos de una falange en el paraje. Cuatro huesos cerca de la fosa donde fueron asesinadas Miriam, Desirée y Toñi. Este hallazgo inesperado podría ser la clave más importante hasta ahora, algo que puede arrojar luz sobre este horrible crimen.

Casi un año después del descubrimiento de los huesos se ha logrado extraer ADN de ellos. Hasta ahora se sabía que eran humanos pero surge la gran incógnita: ¿A quién de las tres niñas pertenecen?

Es probable que los huesos no pertenezcan a Toñi ya que sus padres confirmaron durante la autopsia que al cuerpo de su hija no le faltaba ninguna falange de las manos. Los que sí están citados para cotejar ese ADN son los padres de Miriam y Desirée, a los que se les pedirá muestras de saliva para comprobar 100% que esos huesos pertenecen a sus hijas.

La intención de los investigadores es aclarar la procedencia de estos huesos. No quieren más dolor para las familias de Desirée, Toñi y Miriam.