Roberto Manrique, víctima del atentado de Hipercor que se llevó la vida de 21 personas y dejó 45 heridos, asegura en una entrevista en 'Espejo Público' que no se siente cómodo con la salida de prisión de Rafael Carides, uno de los autores de la matanza, pero que lo tiene que "acatar".

Manrique explica que el terrorista ha quedado en libertad tras cumplir su condena porque se ha aplicado la normativa vigente entonces, el "código penal franquista de 1973 que decía que toda pena que sobrepasara los 30 años de prisión se quedaba en esos 30 años y con beneficios penitenciarios que podrían permitir salir a los 23 años".

Asimismo, ha opinado sobre los homenajes a etarras puestos en libertad en sus ciudades de origen, "me parece una pena para la gente que sigue viviendo y sigue soportando esa presión en el País Vasco y en Navarra", además de que "es patético tener que ver actos donde se ponen fotografías de terroristas y se les baila y aplaude".

"Carides sale de la cárcel y no le hacen ningún homenaje ¿le ven cómo traidor? Por lo menos hay terroristas que piden perdón y se arrepienten", apuntaba el hombre víctima del ataque terrorista a Hipercor.

Igualmente, ha señalado que más que el arrepentimiento de Carides, lo que realmente le ayudó fue el encuentro que solicitó el etarra con él, pues "me sirvió para hacer todo lo que fuese posible y legal para evitar mas sufrimiento a otras personas", señalaba Roberto Manrique. Ya que, como ha declarado, la reunión podía servir para recopilar datos o ciertas conductas que ayudasen a seguir trabajando para evitar futuros atentados.