Un miembro del Comité de empresa de Iveco asegura que existe mucho malestar entre los compañeros de Verónica. "Tal vez deberíamos haberlo parado y no fuimos capaces", señalaba uno de los jóvenes.

Los compañeros siguen concentrándose para mostrar su dolor hacia la familia de la víctima. Los trabajadores de la empresa de instalaciones de fabricación de camiones se sienten señalados y criminalizados como colectivo por muchos medios de comunicación.

El pasado jueves cuando Verónica se reunió con Recursos Humanos y el Comité de empresa dio los nombres de dos trabajadores a los que envió el vídeo en el que aparecía desnuda. La joven, madre de dos hijos, consideraba que uno de ellos no sería el responsable de la difusión. Se trata del hombre que ayer declaró ante la Guardia Civil que aseguraba que no fue él quien lo puso en circulación.