José Trujillo, vicepresidente de la Comisión de Ayuda Humanitaria de Venezuela, ha relatado el calvario que viven los enfermos en el país. Señala que no hay "cómo tratar a los pacientes crónicos con cáncer, problemas renales con diálisis o del área cardiovascular". "Solamente un hospital privado en Caracas puede operar en el área cardiovascular", lamenta.

Asegura también que la mortalidad perinatal y maternal ha aumentado considerablemente. "Ni si quiera con un salario mensual se puede comprar un antibiótico", lamenta. "La comida es inaccesible. De 14.000 empresas que había no quedan ni 2.000, y esas se están autogestionando", señala.